Infraestructura y Transporte

Reseña

La infraestructura es un elemento fundamental para alentar la inversión en la manufactura de alto valor agregado, tanto al asegurar el traslado eficaz y sustentable de los productos como al garantizar un suministro de energía suficiente y confiable a la industria.

La Argentina cuenta con una infraestructura de transporte bien desarrollada en comparación con sus vecinos. Según el Banco Mundial, en 2015 el país era el segundo en Sudamérica, después de Brasil. Más específicamente, un tercio de las rutas de la Argentina están pavimentadas, a diferencia del 23% en Chile y únicamente el 13% en Brasil.

A pesar de las inversiones en infraestructura existentes, la red de caminos aún requiere una inversión importante, en particular considerando que aproximadamente el 90% de todas las cargas se transportan con camiones. El uso significativo de camiones como transporte, en parte debido a una red ferroviaria inadecuada, ha sometido a las rutas a presión, dejándolas en mal estado. La realización de mejoras podría costar hasta USD 1.500 millones por año, según una estimación reciente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Si bien son caras, las mejoras son necesarias para respaldar la economía, incrementar la competitividad y proporcionar el soporte logístico necesario para el desarrollo de la industria manufacturera.

Además, un sistema ferroviario eficaz, moderno e integrado es imperativo para garantizar la competitividad de los fabricantes.


La Argentina cuenta con una red extensa en comparación con otros países de América Latina, que consta de 37.000 kilómetros de líneas férreas por todo el país, más de dos tercios de las cuales son de vía ancha. Al igual que el sistema de caminos del país, años de abandono han dejado a las vías férreas en mal estado. Por otro lado, una parte considerable de las tierras más productivas de la Argentina se encuentra a menos de 400 kilómetros de los puertos del país lo que también promueve el uso de camiones como el medio de transporte más eficaz para muchos productos.

La industria también se apoya en el transporte marítimo para las importaciones y exportaciones. Por lo tanto, la capacidad portuaria de un país puede ayudar a reducir los costos y contribuir significativamente a atraer la inversión extranjera.

La Argentina cuenta con varios puertos clave, entre ellos los de Buenos Aires, Bahía Blanca, La Plata, Rosario, Quequén y Zárate. Quequén es uno de los principales sitios de exportación de granos del país y en él se están realizando una serie de trabajos para adaptarlo a la expansión del Canal de Panamá, que se espera que ayude a las exportaciones argentinas en el mediano plazo. Al igual que sus vecinos sudamericanos, los puertos de la Argentina han luchado recientemente con el tamaño cada vez mayor de los barcos cargueros.

Las autoridades argentinas deben garantizar que cuentan con un plan de modernización a largo plazo para corregir la disparidad entre los tamaños de las embarcaciones y la capacidad portuaria. Además, existen oportunidades en la promoción de la integración regional. La conectividad con Chile a través de la Cordillera de Los Andes, según se prevé con el túnel de Agua Negra de 13,9 kilómetros, crearía un corredor de transporte crucial desde Brasil, a través de la Argentina, hasta los puertos de Chile en el Océano Pacífico, y ayudaría a promover el comercio regional. Los proyectos para lograr esta conexión aún se encuentran en sus primeras etapas.

En términos de infraestructura energética, la Argentina cuenta con un sistema de transporte de gas bien desarrollado, que incluye más de 18.000 millas de gasoductos de gas natural. Estos conectan la producción en las regiones del sur y el oeste de la Argentina con Buenos Aires y otros centros, como así también con Brasil, Uruguay y Chile. A su vez, se usan para inyectar gas natural extranjero a la red. Los gasoductos sirven para abastecer tanto el consumo interno como la demanda industrial sin estar en su capacidad total.

Una conexión clave en la red existente se encuentra entre las cuencas Neuquina y Austral y la ciudad de Bahía Blanca. La ciudad de Bahía Blanca es uno de los centros de producción petroquímica más importantes en América Latina, dada su proximidad con el puerto principal de aguas profundas de la región, como así también la infraestructura desarrollada y las universidades técnicas de alto nivel que la rodean.

¿Qué más se necesita?

La Argentina tiene una infraestructura con mucho para mejorar tanto en el sector energético como de transporte, lo que afecta a los consumidores industriales. Según la empresa de contabilidad y consultoría PricewaterhouseCoopers, la Argentina necesitará invertir USD 290.000 millones en el transcurso de los próximos 10 años con el fin de financiar el sinnúmero de proyectos de infraestructura a gran escala que necesita el país para promover la manufactura avanzada.

Acceder a mercados crediticios internacionales es una fuente tradicional de financiación para los proyectos de infraestructura que el clima comercial actual ha dificultado; sin embargo, éxitos recientes apuntan al impacto positivo de estos mercados extranjeros.7

Otra tendencia positiva gira en torno a la financiación privada de las obras públicas. Estos proyectos de infraestructura que dirige el sector privado son un desarrollo necesario dado el entorno económico y financiero actual donde las fuentes de financiación tradicionales, como los gobiernos y los bancos, no están dispuestas a proporcionar el capital necesario para estos proyectos caros a largo plazo o no pueden proporcionarlo.

Además de atraer capitales, debería diseñarse un plan integral para dirigir esas inversiones a áreas clave para el desarrollo del país. Por ejemplo, en relación con el escenario de transporte actual, debería diseñarse un plan que se centre tanto en el sistema ferroviario de transporte de cargas como en la red de caminos del país. Un sistema de infraestructura de transporte eficaz y bien equilibrado permitirá el traslado más eficiente de las materias primas y los productos terminados. La expansión y modernización de los puertos del país también ayudarían a incrementar la cantidad de bienes que pueden ingresar y salir del país.

El problema de infraestructura energética más significativo es el mantenimiento a largo plazo de la red, no necesariamente su expansión. Un esquema de tarifas adecuado es necesario para que las empresas cubran los costos de un mantenimiento apropiado de los gasoductos. En un escenario con una mayor producción de gas, teniendo en cuenta el potencial de Vaca Muerta, la red necesitará estar operativa en su máxima capacidad y, por ende, el mantenimiento apropiado de los gasoductos será esencial.

Finalmente, es un hecho bien conocido que una economía en crecimiento necesita infraestructura para estimular el potencial del país. Sin embargo, la Argentina debería tener en cuenta otras exigencias sociales que surgen de una economía floreciente. Por ejemplo, es necesario analizar de cerca a los pueblos y las ciudades para asegurarse de que estén listos para hacer frente a una población cada vez mayor mediante el suministro de viviendas y servicios apropiados para garantizar un desarrollo social sustentable.

En la Argentina, la situación es desafiante. Según Hábitat para la Humanidad, el déficit habitacional en el país ha llegado a alrededor de 3 millones de viviendas y aumenta a un ritmo de aproximadamente 36.000 viviendas por año. Además, de las 12.200.000 viviendas, el 16% son unidades de alquiler; esto equivale a alojamiento para 2 millones de familias.

Los movimientos migratorios, el alcance limitado de los programas sociales de vivienda y la escasez de créditos hipotecarios son factores que influyen en el problema de falta de viviendas en la Argentina, que se combina con el incremento significativo de los precios de los terrenos en los últimos años. Sin acceso a un terreno seguro, las comunidades que construyeron sus viviendas de manera personal como parte de la producción social de un hábitat se ven forzadas a poblar los pocos lotes que tienen, creando una gran densidad en barrios emergentes y transformándolos en espacios urbanos que serán difíciles de legalizar en el futuro.

Entender la importancia del acceso a terrenos seguros para la construcción de viviendas y barrios apropiados es muy importante.8 Además, genera nuevas oportunidades comerciales para el sector privado, ya que la situación habitacional desafía a las empresas a ofrecer soluciones innovadoras.

Lo que hace Dow

Dow se compromete a hacer que la infraestructura en el mundo sea tanto sustentable como duradera. Con el suministro más grande y amplio de materias primas en todas las categorías en todo el mundo, Dow se rige por el compromiso firme de enfocarse en la I+D constantes que, finalmente, derivan en el desarrollo de infraestructuras sólidas y seguras que resisten el paso del tiempo.

Unidades de negocio como Dow Coatings Materials han diseñado soluciones para infraestructura mediante el desarrollo de la cartera más amplia de tecnologías y servicios para los formuladores de revestimientos industriales. La oferta industrial ayuda a proporcionar una adhesión excelente a los sustratos y una resistencia excepcional, junto con soluciones con base en agua para un menor impacto ambiental. Entre sus aplicaciones, podemos mencionar el mantenimiento y la protección de vías y puentes, y terminaciones de hormigón y metal, entre otros.

En respuesta a la demanda cada vez mayor de techos energéticamente eficientes, Dow Construction Chemicals ha desarrollado una variedad de aglutinantes para el revestimiento de techos diseñados específicamente con el fin de mejorar las propiedades de rendimiento fundamentales para un revestimiento de techos duradero: alta elasticidad, adhesión confiable, durabilidad, resistencia UV y resistencia a la absorción de suciedad. Además, Dow ha creado distintas tecnologías basadas en poliuretanos y polietilenos para aplicar en la construcción, con el fin de mejorar la eficiencia energética de los edificios y reducir el consumo y las emisiones de carbono.

Recientemente, se presentó una innovación en pos de la actualización de la tecnología para la marcación de las rutas Fastrack™ original. El aglutinante Fastrack HD 21A produce una línea reflectante incluso más brillante en las rutas, al mismo tiempo que deja una menor huella ambiental.

Dow, junto con Ferrosur Roca, Celsur Logística, Terminales Río de la Plata y la Oficina de Administración General de Puertos, estableció un centro de transferencia de cargas en Abbott, provincia de Buenos Aires, donde los bienes que llegan del centro productivo de Bahía Blanca por tren se separan en aquellos destinados al mercado local (transportados en camiones) y aquellos previstos para la exportación (que siguen su camino al puerto de Buenos Aires). Esta iniciativa pública y privada posibilitó un crecimiento del 4% del volumen total del puerto con el ingreso de 20.000 contenedores adicionales sin incrementar el tráfico y con una reducción de 6.000 toneladas de dióxido de carbono.

En Venado Tuerto, provincia de Santa Fe, Dow se ha asociado con la Cooperativa de Obras Sanitarias de Venado Tuerto y Men-Tec SRL para desarrollar nuevos módulos en la planta local de tratamiento del agua. Los módulos incluyen la nueva membrana Film-Tec de Dow, que permite la separación del arsénico que viene con el agua y mantiene las sales necesarias para el consumo humano. Esta innovación tecnológica mejora la productividad y los tiempos de los procesos, y reduce la cantidad de agua que se descarta y la energía eléctrica requerida para que la planta funcione.

Dow trabaja con distintas empresas en la cadena de valor con el fin de desarrollar soluciones para el déficit habitacional mediante la incorporación de tecnología que posibilita una construcción más rápida, económica y sustentable. Esto incluye, por ejemplo, el desarrollo del mercado de paneles sándwich. Los paneles metálicos aislados con sistemas de poliuretano VORACOR™ y poliisocianurato VORATHERM™ de Dow para placas y paneles con aislamiento ofrecen un rendimiento excelente y propiedades livianas que pueden cumplir con los requisitos más exigentes de la industria, mejorar la longevidad e incrementar la eficiencia energética.

Dow y Hábitat para la Humanidad reconocen que las viviendas accesibles son uno de los desafíos más apremiantes en el mundo y, de manera conjunta han construido casas cómodas y accesibles, cambiando vidas juntos. Como socio desde 1983, Dow ha respaldado la construcción de más de 45.000 casas, ayudando a familias a vivir en hogares decentes y accesibles en 30 países de todo el mundo, incluyendo estados de África, América Latina, Asia, Medio Oriente, Europa, y Norteamérica.

Recomendaciones

Establecer un proceso de priorización para los proyectos de infraestructura en función de su retorno de la inversión para la economía, en particular aquellos que respaldan los proyectos del sector energético y manufacturero identificados como proyectos con ventaja comparativa.

Buscar financiación externa para los proyectos de inversión grandes, lo cual requiere garantizar un buen retorno de la inversión.

Alentar la mejora de las redes de transporte existentes y el desarrollo de otras nuevas, especialmente las vías férreas, que incrementarían la eficacia del sector industrial, en particular si derivan en un mejor acceso a los puertos, lo que incrementaría la productividad en el comercio exterior.

Desarrollar un corredor fluvial confiable con barcazas para los contenedores que conecte Buenos Aires con Paraguay con el fin de equilibrar la red logística actual que es exclusivamente por tierra.

Incorporar tecnología de vanguardia para desarrollar infraestructura sustentable.

Incrementar la cantidad de sociedades públicas y privadas para garantizar la disponibilidad de fondos adecuados y la implementación de soluciones innovadoras.

Continuar invirtiendo en la expansión de los puertos de la Argentina, a los efectos de incrementar la capacidad y modernizar las operaciones.

Continuar con el mantenimiento apropiado de los gasoductos y prepararlos para que se usen a su máxima capacidad, considerando un aumento potencial en la producción nacional de gas.

Comercio

Innovación y desarrollo
del capital humano